Entrevista a Santiago Gil

Santiago Gil (Foto de Nácho González Oramas).

El escritor y periodista canario Santiago Gil ha tenido la gentileza de atender esta entrevista de Canarias Cultural. El exitoso autor cultiva, entre otros géneros, el de la poesía. Buena muestra es su último poemario titulado Té matcha (Madrid, Ediciones La Palma, 2020), sobre el que versa la mayoría de las siguientes cuestiones.

Té matcha es una bella obra que rezuma amor, y eso es evidente, pero me resulta más complejo entender el título, ¿por qué escogiste un epígrafe tan original, y qué significa?

Té matcha, como digo siempre, es una manera de decir te quiero, un juego entre la persona amada a la que dedico el libro y mi recuerdo de ella. El título, además, se complementa luego con la magnífica recreación que me cedió Teresa Correa para la portada. Hay muchas claves y muchos guiños en todo ese proceso, pero, sobre todo, Té matcha es un canto al amor, que es, a mi juicio, lo único que realmente justifica la existencia.

Una unión, una partida y una muerte estructuran la obra, ¿podrías contarnos algo sobre cómo y cuándo la escribiste, o sobre su proceso de gestación?

Cuando fallece mi amor, Angélica Castellano Suárez, no tenía fuerzas para escribir, y llegué a creer que no volvería a ser capaz de hacerlo. Un día decidí empezar a escribir con cada una de las letras del abecedario, y así nace el poemario. Luego, en el proceso de depuración, de esos veinticuatro poemas de la parte central del libro fui eliminando y escogiendo. Ese sería el germen del libro, pero al decidir su publicación también seleccioné poemas de amor que le había escrito a Chiqui (Angélica) y que había leído ella, y más tarde poemas escritos algunos meses después de su muerte. Digamos que hay un recorrido que nunca pude prever cuando escribía aquellos poemas en los días en los que nosotros, como todos los enamorados, nos creíamos eternos.

La obra se lee muy bien, de forma natural, como si los versos hubiesen nacido de forma espontánea, ¿es así, fiel reflejo de tu proceso creativo, o trabajas revisando reiteradamente los textos para lograr esa sensación en quien te lee?

Los poemas salieron de forma espontánea, pero creo que esa espontaneidad no es más que la sustancia de todo lo que fui sintiendo en aquellos días. Siempre digo que escribimos cuando no lo estamos haciendo, y luego, claro, todo ese proceso inicial incluye un gran esfuerzo de selección y reescritura. Cervantes decía que lo que se sabe sentir, se sabe escribir. Creo que la poesía implica necesariamente, por lo menos la poesía que a mí me gusta, un proceso previo con muchas sensaciones que te revuelvan por dentro.

Portada de Té Matcha

De esta obra, ¿tienes algún verso preferido, tienes varios, te gustan todos por igual…?

Sería injusto si eligiera un solo poema, pero podría decantarme por el último, por ese camino que emprendí ante la ausencia siguiendo el rastro sutil de la belleza.

Una pregunta ineludible estos días, ¿cómo ha afectado la crisis de la pandemia a la difusión esta publicación, o a otras recientes?

En España se lee poco, y así va España, con pandemia y sin pandemia. Costaba leer en aquellos días del encierro y también costaba escribir. Yo, cuando no entiendo nada, escribo (o leo) y busco respuestas en el mundo de la ficción, observando lo que vivo en las vidas de otros, eso fue lo que hice aquellos días, y salieron dos nouvelles: la primera, El imposible amor, editada en digital con ATTK, y la segunda La mirada de Eugenia que en principio también publicará ATTK, aunque en este caso en papel y en digital. Si todo va bien, la presentaremos en agosto en Guía de Gran Canaria.

¿Sabes ya cuál será tu siguiente obra?

Tengo varias novelas terminadas que espero ir publicando en los próximos años. Para final de este año estaba prevista la publicación de Los días de Guayedra. Si todo va bien, la publicaremos a lo largo de 2021. Ahora sigo escribiendo que, como decía Kafka, no es más que seguir rebuscando entre sombras.

En fin, Santiago, enhorabuena y muchísimas gracias por tu tiempo. Me despido con la ilusión de ver pronto anunciada tu próxima obra, y con más ganas aún de leerla.

 

 

 

 


Leonor Zozaya-Montes

Historiadora. Profesora de paleografía y materias afines a la escritura antigua, e investigadora, principalmente dedicada a la Edad Moderna (y menos a la Edad Media). Autora de páginas sobre paleografía, redacción, lutería, música popular de tradición oral, inventos de música, vodeviles, etc. También desarrolla facetas vinculadas a la música y las artes plásticas.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search