Música en Macondo

“[…] Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era entonces tan reciente que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo. Todos los años, por el mes de marzo, una familia de gitanos desarrapados plantaba su carpa cerca de la aldea y con un grande alboroto de pitos y timbales daba a conocer los nuevos inventos […]”.

Con esas palabras describía Gabo el lugar de Macondo allá por los comienzos de su maravillosa novela Cien años de soledad. El fabuloso nombre de Macondo sale ahora a colación porque designa también un proyecto canario para recaudar fondos con la intención de destinarlos a promocionar el estudio de la música en Honduras. El proyecto sonará a compositores como Ginastera, Lecuona, Piazolla o Márquez, cuyas partituras interpretará la Orquesta Maestro Valle de la ULPGC ante la dirección de su titular José Brito, junto con la colaboración de diversos coros, el día 26 de mayo a las siete de la tarde en el Auditorio Alfredo Kraus, a cambio de un módico donativo que convertirá al público en mecenas de una bella empresa.

El maestro Abreu al recibir el premio Príncipe de Asturias (2008). Foto: El Cultural.

Sé que alguien se preguntará qué sentido tiene recaudar fondos para promover que se estudie música, en vez de destinarlos a comprar alimentos. Quien piense así olvida que la música alimenta al alma y, además, desconoce lo beneficiosos que han sido ciertos proyectos que han apostado por centrar en la música sus políticas educativas. Al respecto es paradigmático el caso del extraordinario Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, creado hace más de cuarenta años por el maestro  Abreu –recientemente fallecido por desgracia– con la filantrópica intención de ayudar a combatir mediante la enseñanza de la música tanto la pobreza como la violencia juvenil en un país donde ambas cotas eran –y son– dramáticas, para dignificar y ennoblecer mediante el aprendizaje de un instrumento al niño en riesgo de exclusión social, que el día de mañana podrá encontrar su oficio en la música.

Uno de los resultados más conocidos de ese sistema de enseñanza está latente en la Joven Orquesta Simón Bolívar, cuya afamada dirección bajo la batuta de Gustavo Dudamel ha dado la vuelta al mundo. Entre las infinitas obras que ha dirigido resuena el Danzón número 2 de Arturo Márquez con cuya grabación les dejo, recordándoles que si van al concierto de Macondo estarán ayudando a combatir muchos males además del hambre.

 

Licencia de Creative Commons

Sugerencia de cita de este artículo:

Leonor Zozaya: «Música en Macondo», Canarias Cultural, Canarias, 2018 (documento digital, https://canarias.hypotheses.org/857)


Leonor Zozaya-Montes

Historiadora. Profesora de paleografía y materias afines a la escritura antigua, e investigadora, principalmente dedicada a la Edad Moderna (y menos a la Edad Media). Autora de páginas sobre paleografía, redacción, lutería, música popular de tradición oral, inventos de música, vodeviles, etc. También desarrolla facetas vinculadas a la música y las artes plásticas.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search